feb
15
2012

“Smash”, algo más que un musical

En esta midseason (como todos los años) nos encontramos con muchos estrenos interesantes. Entre Luck, Alcatraz, Touch, Awake… aparece un musical: Smash. Pero en realidad ¿Es solo un musical? Veamos.

Creo que reducir Smash a un “simple” musical es demasiado. Sí, hay canciones y bailes y si, la trama principal es el montaje de un musical de Broadway, pero ahí no termina la serie. Como he comentado, la trama cuenta el montaje de un musical sobre Marilyn Monroe, desde que el equipo artístico comienza a desarrollar la idea, cómo se va agregando gente a ese proyecto y cómo dos actrices luchan por el papel principal.  Creo que en esto último está el verdadero interés de la serie.

En el fondo, detrás de esa cuidadísima realización, ese derroche técnico que nos presentan bajo la batuta de Spielberg, se esconde un gran drama. El drama de la letrista y su familia, el divorcio de la productora (que amenaza todo), los trucos del coreógrafo tirano… Y lo que más me ha gustado, la lucha entre las dos candidatas, una morena y una rubia. Una camarera y una actriz que no encuentra el papel que la lance al estrellato ¿Quién será Marilyn?

Sobre el primer capítulo, la realización es excepcional, especialmente en la escena del “ensayo-demostración” en una sala acristalada en un gran edificio de Nueva York. Sublime. Los exteriores reales en la Gran Manzana. El gran despliegue técnico y artístico que acompaña a la historia… La segunda parte del capítulo es tremenda, pero el problema es la primera parte, tremenda también, tremendamente aburrida. La presentación de los personajes me ha parecido demasiado lenta. Es cierto que son complejos, pero se hace demasiado largo. Creo que esto también pensó la audiencia en su estreno de la NBC, que comenzó muy bien y perdió mucha audiencia a mitad de capítulo. Veremos que pasa con el segundo.

Bueno, espero que no se quede en el “síndrome del capítulo piloto” y mantenga este nivel. El técnico no se si lo conseguirá, pero el artístico y la historia si deberían mantenerse.

En Estados Unidos se emite los lunes en NBC, pero en España aún no sabemos quién ni cuando se emitirá. Los derechos los tiene Mediaset, por lo que las apuestas van en la dirección de Divinity, pero veremos que pasa. Sería un gran error no emitirla pronto, porque se puede perder el efecto sorpresa que colocaría a Divinity en una posición privilegiada en la TDT. Cuatro es la otra opción, pero no creo que ahí encuentre a su público.

Publicado originalmente en “Blog de Series” de Mundoplus.tv

Deja un comentario


dos + 9 =